Buscar
  • Elias Leon

CENA DEL SEÑOR

Actualizado: 6 de sep de 2020

El punto central de nuestra reunión como Iglesia, el pan sin levadura y el jugo de uva, simbolizan el cuerpo y la sangre de Cristo que fue entregado para lavar nuestros pecados. Esto se practica cada primer día de la semana.



Cuando los datos concernientes al evangelio y a la predicación apostólica son reunidos en el Nuevo Testamento, la correspondencia clara es vista entre su contenido y la práctica de tomar la comunión el primer día de la semana. Jesús relacionó su muerte y resurrección y también el "tercer día" cuando habló a sus discípulos (Mateo 16.21; 17.22-23; 20.29; 27.63; Marcos 9.31; 10.34; Lucas 9.22; 13.32; 18.33 y Juan 2.19). Este fue también el mensaje de la ley y los profetas (Lucas 24.25-27; 44-46). Los ángeles hablaron de esta relación (Lucas 24.4-7). Es algo que estuvo como parte de las enseñanzas de Jesús y fue claramente recordado por sus discípulos (Lucas 24.17-24). El tercer día después de su muerte es el primer día de la semana (Lucas 24.1,13,21). Un patrón de la enseñanza es evidente en estos datos.


Nuestra justificación y perdón están basados en la muerte de Cristo (Mateo 26.28) y están unidos inseparablemente al evento de la resurrección (Romanos 4.25; 5.10; 1 Corintios 15.14). Observemos que su muerte y resurrección son recordados como una unidad. Esta secuencia de pensamiento es también visto en el significado del bautismo (Romanos 6.3 en adelante y 1 Pedro 3.21). En su discurso a Cornelio, Pedro siguió este patrón de instrucción al relacionar estas cosas: Muerte, resurrección y el tercer día (Hechos 10.39-40). Es claro, por lo tanto, que recordar una de las cosas le hace recordar las otras dos. Por lo tanto, Pablo en 1 Corintios 15.3-4 resumió el contenido del evangelio de la siguiente manera: "Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras". Analice como estos versículos resumen una unidad simbiótica de pensamiento. Jesús dio instrucciones de cómo quería ser recordado. En la Cena del Señor, no solamente recordamos su muerte, sino que también recordamos su resurrección (1 Corintios 11.23-29).

La frecuencia de tomar la Cena del Señor está determinada por el establecimiento de Jesús y la práctica de los apóstoles. Lo que realmente está unido en el memorial es la muerte de Cristo mostrada por el pan y la copa y la resurrección por el primer día de la semana. Así fue la práctica de la iglesia primitiva bajo la aprobación apostólica (Hechos 20.7; 1 Corintios 11.20; 16.1-2).

Cuando los hechos de la Escritura y la historia de la iglesia son examinados es claramente evidente que la práctica de tomar la Cena del Señor en el primer día de la semana permanece en tierra firme.

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

SALVACIÓN

Iglesia de Cristo

Enseñamos el evangelio de Jesucristo quien resucitó al tercer día y hasta el día de hoy sigue cuidando de su Iglesia y lo estará hasta el día que el venga nuevamente. (Mt 28:18-20)

Dirección

Auditorio del colegio Vasil Levski

Calle Magnolias s/n Surquillo

  • Facebook - círculo blanco

© 2020 administrado por la Iglesia de Cristo en Surquillo